Préstamos personales – Compinero te ayuda a comparar

Antes de contratar préstamos personales es importante informarse de lo que se está ofreciendo en el mercado. Debajo de estas líneas, puedes filtrar préstamos personales para consultar sus condiciones más importantes de un vistazo.

Qué son los préstamos personales y para qué se utilizan

Los préstamos personales son un servicio de financiamiento dirigido a personas particulares. Esto quiere decir que las empresas, organizaciones sin ánimo de lucro y otro tipo de instituciones, no tienen acceso a ellos.

El uso de los préstamos particulares es enormemente diverso. Se pueden usar para pagar gastos básicos como en alimentos, salud o vivienda; para gastos importantes como en educación y material escolar; o para gastos más licenciosos como un viaje o la compra de una consola de videojuegos.

Si los préstamos personales tienen una característica, es su enorme flexibilidad.

Qué implica contratar préstamos personales

Al contratar un préstamo personal, se adquiere una responsabilidad ilimitada sobre la deuda. Esto quiere decir, que la persona que adquiere el préstamo debe pagar la devolución del mismo y los intereses.

SI no lo hiciera, el prestamista podría reclamar ante un juzgado y este podría decidir el embargo de nóminas u otros bienes o ingresos hasta saldar la deuda.

Por tanto, cuando se obtienen préstamos personales, el consumidor responde del pago con su patrimonio.

Cómo funcionan los préstamos personales

Para explicar el funcionamiento de los préstamos personales, lo mejor es ir comentando el proceso de adquisición por etapas:

1 Elección entre los préstamos personales

Lo primero es informarse de cómo está el mercado de préstamos personales. Para ello, debes comparar préstamos personales de diferentes entidades. Esto, te servirá para hacerte una idea de lo que es caro y barato y de lo que puedes y no puedes conseguir.

En esta misma página, en la parte de arriba, tienes un comparador de préstamos personales. Elige los dos o tres que mejor te parezcan y entra en sus webs para seguir allí tu investigación.

Más adelante, te daremos algunos consejos sobre cómo elegir préstamos personales.

2 Envío de la solicitud

En los proveedores de préstamos personales que hemos seleccionado, puedes hacer la solicitud de financiamiento completamente online. En otras entidades financieras, podrás hacerlo de forma física. En cualquier caso, no habrá grandes diferencias, más allá de la comodidad de no tener que moverte de casa que te ofrece la solicitud online.

En la solicitud tendrás que dar información personal sobre ti e información financiera. Dentro de los préstamos personales, hay pequeños préstamos de menos de 500 € que se conceden sin que el consumidor dé prácticamente información y grandes préstamos hipotecarios de varios cientos de miles de euros para los que, lógicamente, hay que dar mucha información.

Lo más importante de este paso, es elegir un prestamista fiable y que respete la ley, para que trate tus datos personales con el respeto y cuidado que merecen. Cómo mínimo necesitaras una copia del DNI. 

3 Estudio de la solicitud

Dependiendo de la complejidad y cantidad del préstamo puede llevar desde pocos minutos hasta varias semanas. Los prestamistas de nuestro comparador de préstamos personales tienen un compromiso de contestar a las solicitudes a la mayor brevedad posible.

Lo que debes tener claro, es que absolutamente todas las entidades harán un estudio de solvencia, pero cada una lo hará con datos diferentes. 

Generalmente se basarán en aspectos como:

  • Cantidad del préstamo
  • Plazo del préstamo
  • Cuota mensual que deberás pagar
  • Ingresos mensuales regulares
  • Gastos mensuales regulares

Algunos proveedores de préstamos personales, querrán profundizar más en su investigación y pueden preguntarte cosas como ¿en qué vas a utilizar el dinero? ¿qué tipo de gastos de ocio tienes? ¿tienes personas dependientes a tu cargo?, etc.

4 Respuesta y oferta vinculante

Tras tener lo necesario para investigar si eres un cliente apto para los préstamos personales, la entidad financiera te dará una respuesta y, si estás es positiva, te hará una oferta vinculante.

Una oferta vinculante significa que te hará una oferta que deberá respetar durante un tiempo. Ese tiempo de cortesía es el que tienes para pensártelo o comparar con otras opciones.

El hecho de que te envíen la oferta no debe hacerte incurrir en ningún gasto a no ser que el prestamista te haya informado por anticipado de que vas a incurrir en gastos de estudio de la solicitud. En general no será así.

La gran mayoría de prestamistas de préstamos personales ofrecen el estudio de solvencia gratis, de modo que si tras este paso no confirmas que quieres el préstamo, no tendrás que pagar nada.

Consejo extra: Este es uno de los pasos más importantes. Antes de dar tu consentimiento para recibir el préstamo debes leer el contrato de préstamo completo y con cuidado.

5 Recepción del dinero

Tras dar tu consentimiento al préstamo y firmarlo, el prestamista hará la trasferencia bancaria. Dependiendo del tipo de préstamo, los plazos pueden variar considerablemente. 

En los préstamos personales rápidos, generalmente tendrás el dinero en 24 horas, en otros tipos de préstamos personales, tendrás que esperar algunos días.

En la práctica, una vez tienes el dinero en tu cuenta, puedes usarlo para lo que quieras. Sin embargo, no te pierdas nuestro consejo extra a continuación:

Consejo extra: No te des caprichos con el dinero del préstamo. Aunque tener dinero fresco en la cuenta parezca incitante, resérvalo exclusivamente para usarlo en aquello que es la razón por la que lo pediste. Ahora que tienes un préstamo, es conveniente que seas más estricto con tus finanzas.

6 Devolución del dinero

Los préstamos pueden devolverse poco a poco o todo al final. La forma de devolución es algo que debe venir estipulado en el contrato y debes atenerte a lo que hayas firmado.

Por lo general, te será más cómodo y barato irlo devolviendo poco a poco que todo al final porque con cada devolución, la cantidad de principal que genera intereses va disminuyendo.

Consejo extra: Si puedes, deja los pagos programados para que se realicen automáticamente. Es decir, haz lo que conoce como domiciliar los pagos. Haciéndolo, reducirás las probabilidades de cometer un impago por un simple olvido.

Cómo comparar préstamos personales

Aparte de utilizar nuestro comparador de préstamos personales para ahorrarte horas y horas de investigación, a la hora de comparar préstamos personales es importante que sepas en qué fijarte.

TAE: Si quieres comparar el tipo de interés debes hacerlo con la TAE (Tasa Anual Equivalente). El Tipo de Interés Nominal no es un buen indicador para comparar porque no tienen en cuenta la duración del préstamo.

Por tanto, con el TIN, puedes estar comparando como iguales un préstamo al 6 % TIN de 6 meses y uno también al 6 % TIN pero de 12 meses. Con ambos pagarás lo mismo, pero con el primero solo disfrutarás del dinero la mitad de tiempo. Con la TAE, verás que el interés anualizado del primer préstamo sería bastante mayor.

Cantidad total a devolver: Esta cantidad debe estar desglosada entre principal e intereses y te servirá para comparar cuál de los préstamos personales es el más barato. Sin embargo, debes tener en cuenta que este indicador no incluye posibles comisiones.

Con estos dos factores clave puedes comenzar a comparar préstamos personales. 

Consejo extra: Adapta la comparación de préstamos personales a lo que necesitas. Filtra los prestamistas que no están dispuestos a darte la cantidad que quieres o no durante el plazo que necesitas, ten en cuenta los requisitos que puedes y no puedes cumplir (nómina, aval, garantía, etc.) y personaliza tu comparación todo lo que puedas.

Cómo saber si podrás devolver un préstamo

Antes de firmar un contrato de préstamo, debes estar seguro de que podrás devolverlo. Para asegurarte, no puedes conformarte en pensar que si el prestamista te lo concede es porque cree que podrás devolverlo, ya que para ellos un impago será mucho menos dramático que para ti.

La buena noticia es que saber si podrás devolver el préstamo o no, no es tan difícil. Lo que tienes que hacer es calcular tus ingresos y gastos y comprobar si, con la diferencia, podrás ir pagando la cuota mensual del préstamo y ahorrando para hacer el pago final, si este es más alto que las cuotas mensuales (algo que no siempre ocurre).

Algunos errores que debes evitar:

  1. Dar por hecho un ingreso futuro que no es seguro (como que un familiar te devuelva una deuda)
  2. Ignorar pequeños gastos como un servicio de streaming o cualquier otra pequeña suscripción
  3. No dejar un pequeño margen para imprevistos. Si las cuentas te salen justas, es probable que durante el plazo del préstamo ocurra alguna cosita que las desajuste. Si puedes, trata de pedir menos dinero, para que la cuota mensual sea menor y te deje más margen de maniobra.

Cómo pagar menos intereses por los préstamos personales

Para pagar menos intereses por los préstamos personales no hay grandes trucos milagrosos. Básicamente lo que puedes hacer son tres cosas:

  1. Tratar de reducir el plazo del préstamo, para que aunque pagues más cada mes, pagues menos en total
  2. Conseguir un avalista
  3. Ofrecer un bien como garantía

A veces, si contratas un seguro de vida puedes reducir algo los intereses, pero teniendo en cuenta que a cambio tendrás que pagar la cuota del seguro, es raro que te merezca la pena. La mayoría de consumidores contratan el seguro porque se lo exige el prestamista.

Una vez que tienes el préstamo, puedes tratar de ahorrar un dinero extra y realizar devoluciones anticipadas cada cierto tiempo. Estas devoluciones suelen implicar el pago de una comisión, pero incluso con ella suelen reducir la cantidad total que se paga por el préstamo.

Preguntas frecuentes sobre préstamos personales

¿Qué bancos conceden préstamos personales?

Prácticamente todos los bancos que se dedican a la banca de particulares conceden préstamos personales.

Algo distinto es que acepten consumidores con tu perfil. Si por ejemplo no tienes nómina o estás registrado en ASNEF puede ser difícil encontrar prestamistas. Sin embargo, en Compinero tenemos financieras de todo tipo y también las hay dispuestas a conceder préstamos personales a individuos con estos problemas.

¿A qué interés están los préstamos personales?

No hay una respuesta clara a la pregunta de a qué interés están los préstamos personales. El interés depende de muchísimos factores. Entre ellos:

  1. Tus ingresos regulares
  2. Tus gastos regulares
  3. La cantidad solicitada
  4. Si hay una garantía
  5. Si hay un avalista
  6. Si tienes nómina
  7. Tu historial de crédito
  8. Política comercial del banco

Lo mejor es que consultes los tipos de interés a los que están los préstamos personales de los proveedores que sugerimos en nuestra página. Con ello, podrás hacerte una buena idea de cómo está el mercado.

¿Cómo puedo conseguir préstamos personales online urgentes?

Si necesitas el dinero con urgencia, te recomendamos que eches un vistazo a nuestro comparador de créditos rápidos.

¿Puedo pedir un préstamo personal en la cuenta de un amigo o familiar?

Es absolutamente imposible. Debes recibir el dinero en una cuenta bancaria a tu nombre o en efectivo identificándote correctamente.

En la actualidad hay muchos fraudes, tanto de suplantación de identidad como de lavado de capitales, por lo que los prestamistas son muy estrictos comprobando que envían el dinero a una cuenta en la que el titular es la persona que ha pedido el préstamo.

¿Es recomendable tener un aval?

Como prestamista tener un aval suele ser recomendable porque reduce el tipo de interés que aplicará la entidad financiera.

Sin embargo, hay que tener en cuenta los riesgos en los que incurre el avalista, pues si el prestatario no paga, el avalista responderá con su patrimonio.

Esto quiere decir que si el prestatario no paga y el avalista no tiene liquidez para pagar, pero tiene una vivienda, el prestamista podría llegar a embargar esa vivienda. No es fácil, pero puede ocurrir. 

Por ello, conviene reflexionar bien antes de pedirle a nadie que sea nuestro avalista.