Préstamos rápidos sin papeleos y fiables

    • Importe 500 - 5000 €.
    • Devolución Hasta 36 meses
    • Interés 0% los primeros 60 días, luego 21,99 % - 381,28 %
    • Verdaderos créditos rápidos, no préstamos.
    • Hasta 36 meses para devolver.
    • Devuévelo en 60 días y no cobran interés.
    • Importe €50 - €300
    • Devolución 30 días
    • Interés 0%
    • Contratas con una empresa española.
    • No piden nómina ni aval.
    • Se puede aplazar el vencimiento del préstamo.
    • Importe €100 - €400
    • Devolución 5 días - 4 meses
    • Interés 0%
    • Primer préstamo gratis.
    • Sin garantías.
    • Solicitud sencilla.
    • Importe 50€ a 300 € (1000 € a partir del 2º préstamo)
    • Devolución 5 a 30 días
    • Interés 0 a 1,86 diario
    • Primer préstamos gratis.
    • Respuesta a la solicitud en dos minutos.
    • Se puede ampliar el plazo de devolución.
    • Importe 50 € - 300 €
    • Devolución 5 - 30 días
    • Interés 0 % - 3564,42 % TAE
    • Puedes acudir a las tiendas físicas de Cash Converters.
    • Primer crédito gratis.
    • Conceden a menores de 21 años (+18).
    • Importe 50 € - 1000 €
    • Devolución 5 a 100 días
    • Interés 0% a >1500 % TAE
    • Primer préstamo hasta 500 € sin intereses.
    • Respuesta en 5 min.
    • El dinero puede llegar a tu cuenta en 24 h.
    • Importe 50 a 350 € (hasta 1.000 € despues del 1er préstamo).
    • Devolución 7 a 21 días.
    • Interés 0% - 2,99 € diario.
    • Se puede pedir extensión del préstamo.
    • Se puede hacer devolución anticipada.
    • Respuesta inmediata.
    • Importe Entre 100 y 10.000 €
    • Devolución 7 días y 60 meses.
    • Interés
    • Trabajan con muchos prestamistas y te hacen llegar varias ofertas de una sola vez.
    • El primer préstamo te puede salir gratis.
    • Sin ASNEF, sin nómina y sin aval.
    • Importe 100 € - 1.000 €
    • Devolución 61 a 90 días
    • Interés De 0% a 1.009,48%.
    • 94% de clientes satisfechos.
    • El primer préstamo puede ser gratis.
    • Sin ASNEF, sin nómina y sin aval.

Cómo pedir un préstamo rápido

Vamos a partir de lo que más interesa a nuestros usuarios que es dar respuesta a la pregunta de cómo pedir un préstamo rápido. Sin embargo, te animamos a leer nuestro artículo hasta el final porque tenemos muchos consejos que darte.

1# Selecciona un prestamista

En nuestro listado de arriba puedes ver varias casas de préstamos rápidos sin papeleos y fiables. Todas ellas exigen unos requisitos bajísimos y a cambio piden unos intereses considerablemente altos. Lo bueno es que en el sector de los préstamos rápidos, suele haber promociones con las que conseguir el primer préstamo gratis. Si las condiciones de la oferta se adecúan a lo que necesitas, no lo dudes.

Si las ofertas no solucionan tu problema, compara los factores más importantes para ti y elige en consecuencia. Suponemos que para cualquier usuario, cuanto menor es la TAE del préstamo y menos sea la tarifa e intereses de mora, en caso de incurrir en ella, mejor.

Si estás buscando préstamos rapidísimos, infórmate de con qué bancos trabajan las casas de préstamos rápidos, ya que si tienen cuenta en tu mismo banco, la transferencia del dinero será más rápida una vez acepten tu solicitud.

2# Haz la solicitud

Puesto que hablamos de préstamos rápidos, el segundo paso es ya ir muy al grano:  hacer la solicitud.

En las webs de las casas de préstamos rápidos suele haber un simulador de préstamos que supone la primera etapa de la solicitud. Solo tendrás que poner la cantidad que necesitas, el plazo que quieres dejar pasar hasta pagarlo y el simulador te mostrará cuánto tendrías que devolver con ese préstamo rápido con la cantidad de principal e intereses desglosada.

Si las condiciones que ves te parecen bien, dale al botón que seguro puede ver en su web sin dificultad para seguir con el proceso. Te pedirán que te registres dando tus datos personales (incluyendo el número de DNI) y, seguramente, te pedirán los datos de inicio de sesión bancaria.

Piden esto porque colaboran con un software automatizado que entra en tu cuenta y comprueba los movimientos para estimar si eres una persona con altas probabilidades de devolver el préstamo o no. Precisamente ese software es lo que les permite conceder préstamos rapidísimos. Si no te gusta la idea y tu urgencia no es tan alta, muchos prestamistas te permitirán enviarles la información que necesitas con fotos echas con el móvil o documentos escaneados, pero insistimos, si optas por esta opción, olvídate de que el préstamo se conceda en 10 minutos. Será rápido en comparación con los préstamos tradicionales, pero los seres humanos deben hacer su trabajo y cuentan los días laborales y no laborales, lo ocupados que estén, etc.

3# Recibe una respuesta

Si has dado acceso al robot, normalmente las casas de préstamos rápidos te darán una respuesta en un plazo que va desde pocos segundos hasta unos 15 minutos.

En esta respuesta, te dicen si aceptan tu solicitud y si lo hacen, te hacen una propuesta en firme. Tendrás la opción de aceptar o rechazar la propuesta libremente y sin pagar nada. Si no quieres el préstamo rápido que te proponen, simplemente no hagas nada. Puede que un comercial te llame para dar un poco la barrila, pero le podrás despachar rápido y te dejarán en paz.

Si la propuesta te interesa, en ella también verás qué debes hacer para dar tu consentimiento al contrato. El proceso varía de unas entidades de préstamos rápidos a otras, pero el hecho concluyente es que hay que firmar un contrato. Podrás hacerlo online, bien enviando un SMS o en la web mediante una aplicación para formalizar contratos.

Cómo son los préstamos rápidos

Los préstamos rápidos se caracterizan por dar una respuesta a la solicitud de préstamo prácticamente inmediata y por enviar el dinero en plazos muy cortos desde la firma del contrato.

Las cantidades que se pueden conseguir con los préstamos rápidos suelen partir de los 50 o 100 €. En cuanto a las cantidades máximas, es muy habitual que en la primera ocasión en máximo esté muy limitado por ejemplo a préstamos de 300 € o 500 €. A partir de ese primer préstamo, si todo va bien, normalmente el límite aumenta a un préstamo de 1.000 €  o incluso más.

Los plazos suelen ser muy cortos, en la mayoría de los casos de entre 7 y 30 días, aunque de vez en cuando puede haber opciones que permitan tener el dinero 2 o 3 meses. También es posible prolongar el préstamo, pero la acción suele ir acompañada por el pago de una tarifa.

Tienen intereses muy altos, lo que hace que haya que pensarlo dos veces antes de acudir a ellos.

Suelen tener requisitos muy bajos. Por eso, los préstamos rápidos también suelen encuadrarse dentro de los préstamos sin nómina, préstamos sin aval o incluso préstamos con ASNEF.

Son préstamos al consumo lo que significa que no necesitas explicar para qué quieres el dinero. A las casas de préstamos rápidos solo les interesa si, según las estadísticas, tienes capacidad financiera para devolverlo.

En resumen, los préstamos rápidos sin papeleos y fiables son relativamente más caros que otros productos similares, pero son más veloces y exigen menos requisitos por lo que son más fáciles de conseguir. Pueden vale también como un préstamo puente entre la situación de necesidad de liquidez y un préstamo a más largo plazo, de procesamiento más lento y con intereses más bajos.

Cómo se devuelve el dinero de los préstamos rápidos

La devolución del dinero suele poder hacerse mediante tarjeta de crédito a través de una pasarela de pago en la propia web del prestamista o bien mediante transferencia bancaria, para lo cual te darán instrucciones ya que normalmente tienes que poner algo concreto en el concepto (por ejemplo tu DNI o número de cliente) para que identifiquen el pago con la deuda de tu préstamo.

Si la opción de la tarjeta de crédito permite dejar el pago programado, puede ser lo más recomendable porque con ello te evitas olvidos o descuidos que puedan terminar con el pago de tarifas e intereses por mora.

Planificando el pago

Como ves, devolver los préstamos rápidos es bastante sencillo… si tienes el dinero. El problema de los préstamos rápidos es que si ahora necesitas un préstamo de 200 o 300 €, es probable que dentro de 20 o 30 días sigas necesitándolos o si no es así, que tener que desembolsarlos te venga especialmente mal.

Por eso es importante hacer cálculos antes de solicitar el préstamo. Una cosa es lo que vean las casas de préstamos rápidos cuando examinen tu cuenta bancaria y otra la realidad de los gastos diarios que nadie conoce mejor que tú.

Trata de hacer un listado con todos tus gatos incluyendo esas cañas de la tarde o cualquier antojo que te des. Sabemos que los antojos son lo que dan sal a la vida, pero este mes puede que tengas que apretarte el cinturón. Reducir un pequeño gasto de un euro diario, supone 30 € al mes que es un 10% de un préstamo rápido típico. Por tanto, no desdeñes esas pequeñas cosas.

Calcula si puedes afrontar la devolución del préstamo una vez cobres tu próxima nómina y trata de comprometerte en una reducción de gastos durante este mes hasta que tengas ahorrado todo o devuelto todo el dinero. Si vas sumando pequeñas cantidades, al final marcarán la diferencia.

Si cuando hagas los cálculos no te salen las cuentas, lo mejor es que busques una alternativa a los préstamos rápidos.

Preguntas frecuentes sobre préstamos rápidos

¿Son seguros los préstamos rápidos?
Los intereses de los préstamos rápidos son demasiado altos, ¿qué alternativas tengo?