Préstamos sin aval

Los préstamos sin aval te permiten solicitar financiamiento sin depender de amigos y familiares. Debajo de estas líneas tienes una comparación de préstamos en los que no te solicitarán avalista. 

Conceptos básicos de los préstamos sin aval

Antes de decidir si necesitas préstamos sin aval o si realmente el aval puede ser buena opción para ti, debes entender bien en qué consiste la figura del aval.

¿Qué es un aval?

Un aval es una garantía otorgada por otra persona que se compromete a devolver un préstamo en el caso de que el prestatario, la persona que pidió el préstamo, no lo devuelva.

El hecho de que haya una segunda persona comprometida a devolver el préstamo, hace que la financiera pueda tener mucha más confianza en poder recuperar su dinero y, por tanto, puede solicitar unos intereses sensiblemente más bajos que en los préstamos sin aval.

Es importante saber que estamos hablando de préstamos personales. Esto quiere decir que en caso de impago, los tribunales pueden obligar al deudor a entregar parte de su patrimonio para saldar la deuda o embargar parte de su sueldo. 

El avalista, también queda obligado de forma personal, por lo que asume riesgos similares.

Ventajas y desventajas de un aval

Ventajas de un aval Desventajas de un aval
Intereses más bajos Dependemos de que una persona quiera avalarnos y le deberemos un favor
Si el avalista paga, la financiera no nos acosará Si el avalista tiene que pagar, suele afectar negativamente a la relación personal entre las dos personas
Se pueden obtener préstamos de cantidades más altas Si el avalista es un familiar, se pone en riesgo el patrimonio familiar

Qué considerar antes de pedir un aval

El financiamiento y la gestión del dinero es algo muy personal. Si pides un aval, normalmente la otra persona te va a querer hacer preguntas. No es que quiera meterse en tu vida, es que le estás pidiendo un favor en el que esta persona tiene mucha responsabilidad.

Cuando pidas a alguien que te avale, lo ideal es hacerlo dándole la opción de decir que no. Muchos avalistas, se ven forzados por el compromiso personal que tienen con el avalado y aunque realmente no quieren avalar, se ven obligados a hacerlo. Esto puede afectar a tu relación con el avalista, aunque todo vaya bien.

Es importante tener muy en cuenta la relación personal que tenemos con la otra persona y hasta qué punto le afectaría nuestro impago. Cometer un impago y que la otra persona se vea obligada a pagar puede poner en serios aprietos tu relación con ella.

Además, ten en cuenta que de llegar ese impago, seguramente tu situación sea complicada y lo último que necesitarás será añadir problemas con la familia o amigos. 

Tomar la decisión de que nos avalen es algo muy serio y no se puede pedir a la ligera.

Requisitos generales de los préstamos sin aval

Los requisitos más habituales de los préstamos sin aval son:

  • De edad: Tener más de 18 años y capacidad de obrar. Algunas financieras lo limitan un poco más, por ejemplo más de 20 años y menos de 70.
  • De residencia: Hay que tener residencia en España con DNI o NIE.
  • De ingresos: Será imprescindible tener ingresos regulares aunque hay bastante flexibilidad en relación con el origen de dichos ingresos.

Además, habitualmente los prestamistas también exigen que la persona que pide el préstamo sea titular de una cuenta bancaria en España, tenga teléfono móvil, tenga correo electrónico y, en algunos casos, que tenga tarjeta de crédito o débito.

A partir de ahí, cada prestamista es un mundo. En las reseñas de Compinero a las que puedes llegar haciendo clic en el logo de cada financiera, solemos ofrecer un resumen de ellos.

Cómo elegir entre los préstamos sin aval

Como puedes ver en la parte de arriba de esta página, hay un buen número de financieras que dan préstamos personales sin aval. En consecuencia, el consumidor puede elegir y hacerlo bien puede suponer bastante dinero.

Para elegir debes fijarte en los siguientes factores:

Interés TAE: Es uno de los factores clave para comparar préstamos. En principio a menor TAE más conveniente será el préstamo.

Condiciones: Habrá financieras que te pidan domiciliar una nómina, otras que estés entre cierto tramo de edad, otras que presentes un bien patrimonial como garantía. Los requisitos pueden ser muy diversos.

Comisiones: Hay comisiones no obligatorias que no se incluyen en la TAE como por ejemplo la que debes pagar si quieres hacer una devolución anticipada, si quieres ampliar el plazo del préstamo o si cometes un impago. Es importante informarse bien de todas ellas.

Características del préstamo: Nos referimos a cantidades y plazos. Cada financiera, establece máximos y mínimos diferentes y, por supuesto, hay que elegir algo que se ajuste a nuestras necesidades.

Confianza en la financiera: Hay muchas financieras que dan préstamos personales sin aval. Nunca está de más echar un vistazo a la empresa, ver dónde tiene la sede para saber qué regulaciones la afectan, comprobar opiniones de otros usuarios, etc.

Préstamos para autónomos sin aval

Hay muchas empresas dispuestas a conceder préstamos para autónomos sin aval, pero con matices. El problema de los préstamos para autónomos sin aval, no es que la persona sea trabajadora autónoma, sino que generalmente necesita una cantidad de dinero alta para afrontar algún negocio.

Como hemos dicho, los préstamos sin aval suponen un mayor riesgo para las financieras y por ende no están dispuestas a conceder grandes cantidades.

Si la cantidad que necesitas de los préstamos para autónomos sin aval es alta, seguramente tendrás que plantearte acudir a una hipoteca o al menos a un préstamo con el coche como garantía.

Bancos que dan préstamos sin aval

En realidad no debería importarte mucho si la entidad que concede el préstamo es un banco o una financiera, pero en todo caso, podemos confirmar que por ejemplo BBVA y Caixabank son bancos que dan préstamos sin aval.

No son los únicos. Si todavía no lo has hecho, te recomendamos que preguntes en tu banco de confianza por las condiciones y requisitos. Con esa información, vuelve a esta página y compara esa opción con todas las financieras que dan préstamos personales sin aval que te ofrecemos aquí. Nosotros no te pedimos que uses los servicios de las entidades que ofrecemos aquí, sino simplemente que compruebes si te ofrecen mejores condiciones que las otras con las que hayas contactado. Si es así, adelante. En nuestra opinión todas las financieras que dan préstamos personales sin aval de esta página son fiables y ofrecen un buen servicio.

Preguntas frecuentes sobre los préstamos sin aval

En esta sección respondemos a las preguntas más habituales sobre los préstamos sin aval, desde si se pueden conseguir con ASNEF, hasta si se pueden conseguir sin nómina.

¿Se pueden conseguir préstamos personales estando en ASNEF y sin aval?

Sí, para encontrarlos lo mejor es que visites nuestra página especializada en préstamos con ASNEF.

¿Hay préstamos sin aval y sin comprobar ingresos?

No. De hecho no existen los préstamos sin comprobar ingresos y si los encuentras, debes sospechar.

Una cosa son los préstamos sin nómina, otra los préstamos sin aval y otra muy diferente que el prestamista no quiera comprobar tu solvencia.

Hay financieras que comprueban tus ingresos de forma automatizada si inicias sesión en tu banco desde su web y no necesitas enviarles nada. Pero de ahí a que no comprueben los ingresos hay bastante diferencia.

La única posibilidad que encontrarás ofertas de préstamos sin comprobar ingresos serán esos préstamos que ofrecen desconocidos a través de Facebook, comentarios en blogs y webs, etc. El problema es que si no comprueban ingresos, tenemos serias dudas de si realmente serán préstamos fiables. 

Ningún prestamista serio, sea persona o empresa, va a estar dispuesto a darte dinero si no puedes devolverlo. Si alguien te lo ofrece así, desconfía seguramente acaben pidiéndote dinero por anticipado o quieran hacerse con algunos datos personales para quién sabe qué.

¿Cuánto dinero me pueden prestar?

Esto depende fundamentalmente de la financiera con la que estés tratando y de tus condiciones personales. Algunas financieras limitan el máximo a 1000 €, otras a 5 000 y otras llegan a conceder hipotecas de varias decenas de miles de euros. En Compinero puedes ver los límites mínimos y máximos de las entidades.

Además de eso, las financieras se fijarán en tu capacidad de solvencia.

¿Qué hago si no puedo realizar el siguiente pago de mi préstamo?

Ponte en contacto con la entidad. Es probable que puedan ofrecerte alguna alternativa. 

Si no pagas y no dices nada, te cobrarás comisiones por impago y seguramente tarifas por enviarte notificaciones y otras excusas para cobrarte dinero. Si avisas, probablemente puedes aplazar el pago aunque sea a cambio de pagar una tarifa. Por lo general, la tarifa que te cobren si avisas, será menor que las que te cobrarían si no lo hicieses.

Conclusión sobre los préstamos sin aval

En general, contar con un avalista no es una opción que nos guste mucho en Compinero porque mezcla las finanzas con las relaciones personales. Si en vez de un avalista, podemos usar una garantía de nuestra propiedad, como por ejemplo una vivienda, debemos al menos considerar la posibilidad.

Dicho esto, a veces la diferencia del precio entre los préstamos sin aval y los que si lo tienen es muy alta y puede merecer la pena acudir al avalista. Es algo que no podemos decirte, sino que debes estudiar tú teniendo en cuenta tu situación. Si tienes dudas, puedes consultar a un asesor financiero.

En la parte de arriba de esta misma página puedes ver un amplio listado de financieras que conceden préstamos sin aval. Compara sus condiciones, piénsatelo y elige la que consideres mejor.